Publicidad programática: ¿Qué es y cómo puedes implementarla en tu negocio?

Marketing Digital

¿Alguna vez has buscado algo en internet y luego te han aparecido anuncios relacionados con esa búsqueda? Pareciera que Gran Hermano te vigila, pero solo es publicidad programática.

Se trata de una tecnología que permite a las empresas sacar mayor provecho de sus inversiones en publicidad, mientras que los usuarios se benefician viendo publicidades que les interesan.

Sin duda, este tipo de publicidad es una de las estrellas en el mundo del marketing digital y hay sólidas razones para ello. ¿Quieres conocerlas?

¿Qué es la publicidad programática?

Todos sabemos lo que es una publicidad o anuncio publicitario.

Ahora bien, la palabra programática quiere decir que pertenece a un programa o software.

Por lo tanto, uniendo ambos conceptos, podemos definir a la publicidad programática como un tipo de anuncio publicitario que se vende y se compra de modo automático, según un algoritmo.

Dicho de otra forma, es una nueva forma de comprar publicidad en internet, ya que no se hace manualmente, sino de modo automático.

Veámoslo con un ejemplo: Un negocio online vende zapatillas de running para hombres. Sus diseños son algo extravagantes, por lo que define a su buyer persona como alguien joven. 

A través de la publicidad programática, este negocio puede hacer que sus avisos solo aparezca a hombres menores de 30 años y con interés en el running, ¡o incluso que ya hayan visitado su tienda sin haber comprado nada!

Para ello, el anunciante no compra anuncios fijos; en cambio, “compra” personas. Es decir que su publicidad solo se muestra a quienes coinciden con ciertos parámetros que el propio anunciante estableció.

Parece magia… pero no lo es.

Cómo funciona

El funcionamiento de la publicidad programática es bastante complejo, pero intentaremos explicarlo de modo sencillo.

Cuando entras a un sitio web y aceptas las cookies, estás permitiendo que se guarde cierta información sobre tu navegación, con el objetivo de que mejorar tu experiencia en el sitio. 

Las cookies sirven, por ejemplo, para que tu cuenta permanezca abierta la próxima vez que visites el sitio o recordar tus preferencias dentro del mismo.

Como ya sospecharás, otro uso de las cookies tiene que ver con la publicidad programática, ya que crean un perfil de la persona que está navegando.

Este perfil incluye intereses, ubicación geográfica, edad e incluso si ha visitado una determinada página con anterioridad.

Del lado de las empresas, gracias a la publicidad programática estas pueden asegurarse de que sus anuncios se muestren a personas que realmente estén interesadas en sus productos y/o servicios.

Ventajas de la publicidad programática

La principal ventaja de esta estrategia de marketing digital es que permite tener anuncios en el 90% de los sitios de internet, ¡sin tener que negociar con cada uno de ellos!

Simplemente se establecen los parámetros del público objetivo y el monto que se está dispuesto a pagar por la visualización del anuncio. Luego, son los algoritmos los que se encargan de decidir el anuncio de qué empresa mostrar.

Pero esto no es todo, hay otras ventajas de la publicidad programática:

  • Segmentación: La Big Data permite conocer a los usuarios en detalle, no solo saber si están navegando con un dispositivo móvil o computadora de escritorio. Podemos conocer su ubicación geográfica, hábitos de navegación, sitios que han visitado con anterioridad, búsquedas que han hecho en Google y mucho más.
  • Mejor comunicación: Al conocer mejor a la persona que verá el anuncio, es posible comunicarse mejor con ella y aumentar la efectividad de las campañas.
  • Es medible: La publicidad digital, y la programática en particular, permite medir los resultados de modo preciso y en tiempo real.
  • Optimización: Por supuesto, la ventaja de conocer el desempeño de una publicidad, es que luego puedes optimizarla para mejorar sus resultados.

Tipos de publicidad programática

Cuando se habla de publicidad programática, muchos creen que es sinónimo de Real Time Bidding (RTB), que se traduce como subasta en tiempo real. 

Sin embargo, existen al menos otras dos formas de hacer publicidad programática.

Programática directa

Es el sistema más parecido a la publicidad tradicional, aunque ahora existe la intermediación de un software.

En la programática directa, el anunciante y el sitio web deben negociar la campaña, pero con la ventaja de que se puede automatizar la segmentación de la audiencia. 

Real Time Bidding (RTB)

En este caso, los sitios webs establecen espacios publicitarios que no están asignados a un anunciante determinado.

Los anunciantes, por otra parte, no compran un espacio publicitario en particular. En cambio, compran impresiones en cualquier sitio web que esté integrado a este sistema.

Entonces, cuando un usuario ingresa a uno de esos sitios, automáticamente se dispara una subasta entre distintos anunciantes que están interesados en mostrarle un anuncio, ya sea por su ubicación geográfica, edad, intereses, etc.

Un algoritmo determina quién gana esa puja y despliega el anuncio correspondiente.

El mercado privado

El Private Marketplace (PMP) es similar al RTB, pero en la subasta solo pueden competir ciertos anunciantes.

Este sistema es muy común en sitios con suscripciones pagas (por ejemplo, The New York Times) y marcas prestigiosas (como  Mercedes-Benz).

Guía para implementar publicidad programática

Ahora que sabes qué es la publicidad programática y cuáles son sus ventajas, es inevitable que te veas tentado o tentada de utilizarla en tu negocio.

Sin embargo, debes tener en cuenta que a la hora de hacerlo es fácil equivocarse y malgastar el dinero invertido.

Por eso, en Chili queremos compartir contigo esta breve guía, con la que podrás evitar los errores más comunes a la hora de implementar una campaña de publicidad programática.

1. Define un objetivo

Es el primer paso, ya que sin un objetivo no puedes saber qué es lo que necesitas ni hacia dónde te diriges. Por lo tanto, procura tener un objetivo bien definido antes de comenzar a diseñar tu campaña publicitaria.

2. Identifica a tu buyer persona

¿A quiénes estarán dirigidas tus publicidades? Debes conocer su edad, género, intereses, pasatiempos, etc.

Ten cuidado de no dejarte guiar por el instinto. En cambio, haz un perfil de tu buyer persona basado en los datos. Puedes recolectar información sobre tus clientes en las redes sociales, por ejemplo.

3. Elige la plataforma

Existen distintos administradores de anuncios en los que puedes gestionar tu publicidad programática. Uno de ellos es Google Ad Manager, pero hay otros.

4. Define un presupuesto

Además de elegir los canales que más se adecuen a tus objetivos y tu buyer persona, es necesario saber cuánto se invertirá en ellos.

5. Mide los resultados y mejora

Mirando los objetivos que has definido en el primer paso, llegó el momento de evaluar qué tan bien le ha ido a la campaña. ¿Qué funcionó y que no lo hizo?

En función del análisis que hagas, es recomendable que optimices la campaña para aumentar su eficacia en el futuro.

Bueno, aquí termina esta breve guía y nuestro artículo sobre publicidad programática. Como puedes ver, se trata de una forma sencilla y económica de hacer publicidad en internet. 

Si necesitas más ayuda para implementar tu campaña de publicidad programática, no dudes en escribirnos.

¡En Chili estamos para ayudarte!